No busques las bendiciones, ellas te encontrarán


Cuando Dios elaboró el plan de tu vida, eligió a las personas adecuadas, las circunstancias y las oportunidades correctas. Ya ha liberado en tu futuro su favor, oportunidades sobrenaturales, conexiones divinas. Debes entrar a las bendiciones de Dios, Él ya tiene preparado todo para ti y para mi, ya las está liberando en el futuro. Tal vez no las puedas ver, ni entender, pero eso no significa que no existan. No pierdas la fe y sigue dando lo mejor de ti; te sorprenderás a lo que llegarás. Sigue leyendo

¿Cola de León o Cabeza de Ratón?


Un día de estos me llamó la atención la frase «mejor ser cola de león que cabeza de ratón». Me dio mucha risa escucharla y entenderla ya que engloba una gran verdad, nadie quiere ser pequeño, todos queremos ser leones, o al menos estar cerca de serlo. Pero hay una paradoja en la vida: todos quieren ser grandes, vivir bien, no ser del montón; pero muy pocos lo logran, es decir, muy pocos por sus propios medios se abren terreno y logran tener ese status de león.

La mayoría de las personas no son esforzadas y ese es el punto que quiero tratar este día. En las empresas la mayoría de los empleados pierden el tiempo en cosas que no son del trabajo, hablando por teléfono, llegando tarde y platicando de los problemas laborales con sus compañeros, creando un ambiente aún más inestable. Escasamente hemos leído libros en la vida, y si los hemos leído han sido aquellos que no nos han dejado nada bueno, nada que nos desarrollé y fomente nuestro crecimiento. Lo que trato de decir es que todos queremos ser exitosos, sin iguales pero muy pocos se comportan así, o muy pocos trabajan para serlo.

No quiero que te enojes conmigo, pero hay muchas áreas de nuestra vida que están a medias, que no han terminado. ¿Cuántas personas no hay que han comenzado la universidad y no la han terminado? ¿Cuántas personas han comenzado un curso de enseñanza y solo fueron por un tiempo y luego dejaron de ir? Si nos ponemos a pensar, pasan los años y los vacíos y mediocridades crecen en nuestra vida. Hemos perdido el deseo de desarrollarnos, de aprender, de ser diferentes, de ser mejores; sin embargo el abanico de excusas aumenta día con día.

Estaba dando una plenaria hace unos días y les decía a los asistentes que si a un niño le preguntas qué quiere ser en la vida, seguramente te responderá «un astronauta, un doctor, un ingeniero». Además les decía que si ahora que ya estamos más grandes nos hacen esa pregunta «¿Qué quieres ser cuando seas más grande?», las respuestas nos sorprenderían ya que carecerían de positivismo, esfuerzo y dedicación. ¿Cuánto tiempo consumes de televisión? ¿Qué tan productivos son tus fines de semana? ¿Cuántos años llevas sin estudiar y aprender algo diferente? Es desesperante ser del montón, pero muchas veces no hacemos nada por dejarlo de ser.

Si eres vendedor, debes estar siempre en la tarea de ser el mejor, el que mejor atiende al cliente y verás como la recompensa vendrá. Si eres estudiante, debes esforzarte por ser el mejor de tu clase y verás que la recompensa vendrá. Si eres ama de casa, tu casa debe ser la mejor que atienda a ese rey que es tu esposo y esos príncipes que son tus hijos, y verás que la recompensa vendrá a tu vida. Si eres deportista debes de entrenarte y ayudarle a tu entrenador, y verás que la recompensa llegará a tu vida. Vamos tú puedes, Dios te ha llenado de talentos para diferenciarte de los demás, pero debes de dejar esa posición cómoda y ponerte a producir. Tú lo puedes hacer. ¿Ya tienes tus metas en la vida? Hazlas hoy. Recuerda que estás destinado a ser un Campeón.

Hechos 18. 24 Llegó entonces a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. 25 Éste había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. 26 Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. 27 Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído;28 porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo.

por Josué Manuel Guzmán

Si quieres contactar al autor de esta reflexión o quieres leer otras puedes entrar a la siguiente dirección notasbiblia.wordpress.com

Todos tenemos sustituto ¡CUIDADO!


¿Has escuchado la frase «camarón que se duerme, se lo lleva la corriente»? Si no estás en la jugada del día, sencillamente estás fuera. Ya tenía varios años de no tocar la guitarra, mucho menos de ensayar con un grupo musical. Nunca he sido diestro en las artes musicales, pero siempre me ha fascinado y de una u otra manera he estado relacionado con ese mundo. El miércoles pasado tuvimos un ensayo con unos buenos amigos, pastores de jóvenes, para un par de canciones que tocaremos para un evento juvenil que tenemos este sábado. He repasado tan poco la guitarra eléctrica últimamente que ni ocupar la pedalera podía, es decir pasé varios minutos averiguando cómo se ponía el «tuner» o el afinador y me da vergüenza expresarlo: No lo encontré. Ahí me di cuenta del por qué ya hace ratos dejé de tocar en la iglesia, que a los jóvenes que algún día les enseñé los primeros acordes en la guitarra, hoy me enseñan a mí y me quedo atónito de sus habilidades.

¿Cuál es el punto? Tú y yo debemos, tenemos la obligación de estar en constante crecimiento sino queremos que algún otro nos «robe» las bendiciones que son para nosotros. Dios te ha traído a este mundo con una razón en especial, no permitas que venga tu sustituto y te gane el mandado. De algo estoy seguro: el trabajo se hará estés o no tu listo y preparado. Dios te quiere en el equipo principal, no quiere que seas banca; pero depende solamente de ti, si entrenas a diario, si creces a diario, si te desarrollas a diario. Ese puesto de jefe es para ti.

¿En qué dedicas tu tiempo? ¿Cuánta televisión consumes en el día? ¿Cuánto tiempo pasas clavado en el Facebook o Twitter, construyendo a través de los comentarios y fotos la vida de otro? ¿Cuántas amistades tienes que no te llevan a nada positivo, más que a gastar dinero, llenar tus pulmones de humo, tus oídos de malas palabras y tu mente de comentarios desabridos y desalineados totalmente en contra a un estilo de vida provechoso y sano?

¿Qué pasa cuando perdemos el tiempo en cosas que no nos ayudan a bien, que no nos desarrollan? Pasa NADA, ese nada significa que vendrá otro y hará el trabajo que tú y yo estábamos destinados a hacer. No permitas que otro te gane el mandado. El elegido eres tú para hacer grandes cosas. Aprovecha el día, cada minuto y desarróllate. Júntate con personas inteligentes y aprende de ellas. Ten cuidado con tu sustituto.

Hechos 10. 45 Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo.

Por Josué Manuel Guzmán

notasbiblia.wordpress.com

Nadie es Indispensable en su Trabajo


En todas las empresas donde he trabajado fue muy común escuchar «nadie es indispensable». Es una frase muy trillada pero al final de cuentas sigue siendo muy veraz. ¿Te recuerdas lo motivado, lo feliz e ilusionado que estabas al momento de conseguir el trabajo que tanto necesitabas para mantenerte a ti y a los tuyos? Bueno, ahora estás en ese puesto de trabajo que tanto esperaste, pero ¿qué haces?

¿Qué se ha hecho esa motivación, esa felicidad y esa ilusión del trabajo? ¿Se ha esfumado con el viento? ¿Los días lunes te resulta una pesadilla? ¿Te resulta el trabajo como la entrada al infierno en la tierra? Ahora ya el trabajo se ha convertido en el medio para llevar el sustento a nuestra familia sin importar lo que tengamos que hacer para mantenerlo. Hemos desviado nuestra mirada a solamente lo material, el dinero que obtendremos para comprar lo que necesitamos. Ese enfoque a solo nuestros intereses ha transformado los ambientes de trabajo en algo parecido a campos de batalla, donde las cuchilladas y machetazos por la espalda están a la orden del día. Nuestros compañeros no se tocan el corazón para serrucharte el piso con quien sea, tus jefes por tal de salir abantes te sepultan vivo. La computadora, el teléfono, el martillo o la pala son herramientas secundarias para nuestro trabajo, ya que la mentira y el chambre se han convertido en las primarias.

Judas Iscariote, el tesorero de Jesús, le pasó algo similar. Tuvo el honor de trabajar al lado de Jesús y aprender de él; sin embargo dejó que los intereses mezquinos lo sedujeran a tal grado que por unas monedas entregó a su jefe, Jesús. Al final Judas compró una propiedad con el dinero que le dieron por traicionar a Jesús. Resulta interesante saber que en dicha propiedad fue encontrado ahorcado y partido en dos. No quiero ser melodramático ni mucho menos, sino más bien quiero incentivarte a que no pierdas el enfoque en tu trabajo, en tu casa, en tu escuela, en tu universidad o en tu iglesia.

No desperdicies la oportunidad que Dios te dio para hacer el trabajo ahí donde estás. No pierdas el sentido de tu labor. Quiero decirte que eres muy especial y único para Dios, pero si tú no quieres hacer el trabajo, en pocos días vendrá tu sucesor que hará igual o mejor esas tareas. Dejemos de lanzar cuchillos a nuestros compañeros, dejemos de utilizar nuestra lengua para destruir, dejémonos de juegos de corrupción. Esto al final trae destrucción a tu vida tal y como le pasó a Judas.

Recuérdalo muy bien, somos únicos, especiales y de incalculable valor para Dios, sin embargo seguimos siendo no indispensables al momento que perdemos el enfoque en nuestras tareas.

Hecho 1: 24 Y orando, dijeron: Tú, Señor, que conoces los corazones de todos, muestra cuál de estos dos has escogido, 25 para que tome la parte de este ministerio y apostolado, de que cayó Judas por transgresión, para irse a su propio lugar.

Por Josué Manuel Guzmán

notasbiblia.wordpress.com