El Viaje de la Vida


Génesis:24. “42Llegué, pues, hoy a la fuente, y dije: Jehová, Dios de mi señor Abraham, si tú prosperas ahora mi camino por el cual ando,”.

La vida es literalmente un viaje, y como todo viaje, tiene un punto de partida. Cabe aclarar que tú no tuviste ninguna decisión sobre iniciar este viaje, tu color de piel, tu raza, tu país, tu sexo o en el color de tus ojos. Desde que naciste te iniciaste en el viaje de la vida.

Así como tiene un inicio, gracias a Dios, también tiene un final. Este viaje puede finalizar de repente, sin aviso previo, o después de una larga y deteriorada salud; de una u otra manera el final llegará, y al igual que el nacer, tampoco será su decisión. La muerte nos llega a todos por igual, y que cuando llega nos hace igualitos a todos.

Como en cualquier viaje, este también tiene un punto medio, el cual se convierte en nuestro diario vivir, nuestra jornada. Es cierto, para algunos esta jornada es muy breve, pero para gran parte de nosotros este lapso dura muchos años, donde pasamos de la infancia, a la adolescencia y luego a adultos, y posteriormente a la vejez. Al igual que el inicio y el final, esta etapa es inevitable.

La vida es un viaje, aunque a veces no lo tengamos presente. El vivir se vuelve tan complejo que nos ocupa casi toda la atención, y no nos detenemos a observar la foto completa. Para unos la vida es como el “reality show Survival”, para otros, a pesar de tener todo lo soñado está llena de insatisfacciones y frustraciones. Unos vemos la vida cómo una serie de momentos no relacionados, unos malísimos, otros no tan malos, y otros buenos. Otros sienten la vida como un remolino que ha arrasado con todo.

Dios, cuando nos dio vida, quería y quiere que nuestra vida transcurra de una manera diferente, llena de gozo y de propósito. Dios quiere guiarnos en nuestras decisiones, y quiere brindarnos esperanza para el futuro. Pero lo que mas quiere es caminar con nosotros en este viaje llamado vida.

¿Qué clase de viaje has tenido? ¿Tu viaje ha sido más bien un camino resaltado con desilusión, tristeza, sufrimiento y dolor? Usted anhela algo mejor, pero parece como que la tranquilidad y la felicidad lo han esquivado. Pueda ser que muchos años usted fue en búsqueda de emociones fuertes, placeres, dinero, éxito y reconocimientos. Es probable que esos logros lo hayan satisfecho temporalmente, pero al final lo llevan nuevamente a un aburrimiento, insatisfacción, y si no tiene cuidado, al desastre.

Es probable que sienta que su viaje ha sido injusto, rodeado de situaciones que no ha podido controlar, como enfermedades, presiones financieras, relaciones destrozadas, soledad, culpa, desesperación y vicios. En otras palabras la vida se ha convertido en algo cansado, sin esperanza y sin salida. Aunque puede ser que su viaje le haya resultado relajado, sin muchos problemas, pero no ha tenido el rumbo que soñaba y está vacío, sin propósito.

Job 5. “7Pero como las chispas se levantan para volar por el aire, Así el hombre nace para la aflicción”. Estas palabras de Job no han perdido nada de relevancia a pesar que se escribieron hace muchos años. Job lo vivió, y pueda que mucho más que nosotros. ¿Siempre debe ser así nuestro viaje?

Creo que todos creemos que la vida no debe ser así, y soñamos con algo mejor. Debe haber otro camino decimos, otra senda. ¿Por qué muy pocos la encuentran? ¿Por qué no la hemos hallado? Lo que puedo decirle es que no importa cómo haya vivido, el resto de vida la puede pasar diferente. Usted solo recorrerá este viaje una sola vez, ¿por qué no sacarle el jugo? Para ello debemos entender tres verdades muy importantes.

Primera verdad: Dios lo colocó en este trayecto de vida

Usted no es una noche de pasión y lujuria, no es casualidad, no es un nacimiento no deseado, o consecuencia de una violación, Dios sabía absolutamente todo de usted, y Él planificó tu vida. Tú pintas en la eternidad, Él decidió darte vida, y es obvio, no fue tu decisión. Jeremías 1. “4Vino, pues, palabra de Jehová a mí, diciendo: 5Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”. Mire cómo entendió esta gran verdad David, Salmos 139. “16Mi embrión vieron tus ojos, Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas”. Está claro que salimos del Señor y será maravilloso volver a Él.

Segunda verdad: No estamos solos, Dios desea estar con nosotros

Dios no solo nos puso en este viaje, sino que se derrite por ir junto a nosotros si se lo permitimos. ¿Por qué estar solos, si Él está con nosotros? Salmos 139. “7¿A dónde me iré de tu Espíritu? ¿Y a dónde huiré de tu presencia? 8Si subiere a los cielos, allí estás tú; Y si en el Seol hiciere mi estrado, he aquí, allí tú estás”. Al comprender esta verdad nos llenaremos de la gasolina que nos ayuda a seguir adelante: Esperanza. Tenemos una luz de que esto cambiará. Pase lo que pase, Dios nunca nos abandona si nuestra confianza está en Él. Deuteronomio 31. “8Y Jehová va delante de ti; él estará contigo, no te dejará, ni te desamparará; no temas ni te intimides”. Leamos las palabras de Jesús en Mateo 28. “20enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén”. Amigo, entérate de esta gran verdad.

Tercera verdad: Dios nos llama a un nuevo viaje, a tomar una nueva senda: la de la fe y de la confianza en Él

Dios cada día nos susurra que tomemos otro camino, otro sendero, otra vereda que Él la trazó para nosotros. Él nos dice que ese es el único camino que nos lleva a una vida verdadera, tal y como Él la quiso desde un principio para todos nosotros. Sin embargo la mayoría de los habitantes de la tierra no prefieren esa senda, la correcta. Mateo 7. “13Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; 14porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”. Dios nos insta a que sigamos ese camino angosto. ¿Qué debemos hacer? ¿Por qué arriesgarnos en cambiarnos de senda? Le doy 3 razones:

Primera razón: La vida actual no cumple lo que promete

¿Cuántas personas son realmente felices? El Instagram y el Facebook rebosan de matrimonios unidos, familias felices y de maravillosos momentos de alegría. ¿Lo están de verdad? La vieja manera de vivir promete paz, seguridad, y alegría, pero se convierte en miedo, ansiedad, sufrimiento, amargura y tristeza. Lucas 12. “19y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate. 20Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será? 21Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios”. Este hombre adinerado tomó el camino equivocado, y se arruinó. El sendero antiguo nos promete todo, pero sus promesas son completamente falsas, y al final nos desbarata todo.

Segunda razón: El camino del Señor cumple lo que Él promete

Los que recorren este camino, aunque haya tormentas y desgracias alrededor, ellos muestran paz interior inexplicable. Cuando otros se agonizan en dolor y necesidad, los que recorren el camino de Dios responden desinteresadamente y con tremenda compasión. Ojo, no estoy diciendo con esto que nuestro viaje será fácil y no encontraremos dificultades. De hecho, Jesús dijo esto en Juan 16. “33Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Los hijos de Dios no estamos exentos de penas y algunas angustias en el viaje, sin embargo Filipenses 4. “7Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

Tercera razón: El camino de Dios nos lleva al hogar

¿Quién no desea volver a casa? Deberíamos viajar deseando volver a nuestro hogar. El hogar es un lugar de paz, seguridad y reposo. Nuestra nostalgia debe ser profunda por nuestro hogar eterno, lo debemos extrañar en gran manera. Date cuenta, estamos destinados a la eternidad. Hebreos 11. “13Conforme a la fe murieron todos estos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra”. Nuestra casa verdadera está en los cielos, y es hacia ella donde conduce el sendero del Señor.

¿Qué clase de viaje tendremos de ahora en adelante? La respuesta está en nosotros. Recuerda, no puedes cambiar el pasado, pero con la gratitud de Dios podemos transformar el futuro. Dios no quiere que tú te condenes en el pasado. Él quiere ponerte en un nuevo camino: el de Él. Juan 10. “10El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”.

2020 Octubre 25. Domingo 10 am, un sermón de Josué M Guzmán. Predicado en Misión Buenas Nuevas.

Domina tus Finanzas


Lucas 19. “8Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado”.

Hoy mas que nunca el estrés económico tiene el poder de arrojar nuestras vidas al caos. El estar mal en nuestra economía nos deja prácticamente a la deriva frente a un dolor tan agudo y tan singular que es inexplicable. ¿Cuántos no hemos tenido miedo a contestar el teléfono o atender la puerta? ¿Cuántos hemos tenido pavor al abrir un sobre, o leer un correo electrónico por miedo a enfrentarnos a un cobro? ¿Qué tal el embargo de tu casa o de alguna pertenencia? Aunque estemos completamente llenos de energía, o lo bien planificados que estemos en la agenda, una vida caótica económicamente dará como resultado un disgusto acoso y asedio.

Cuando las deudas nos ahogan, nos vemos abrumados rápidamente. No hay modo de simplificar nuestra vida si la relación con el dinero está fuera de control.

¿Por qué tocar el tema económico? Quítese de la cabeza que lo que busco es lograr que ustedes den dinero a la iglesia. Lamentablemente hay muchos predicadores que lo único que buscan es el beneficio económico.

Al observar tantos versículos que abordan el tema del dinero, resulta obvio que a Dios le interesa nuestra salud financiera. Jesús habló sobre el dinero y su administración en sus parábolas. Es por esta razón que hoy traigo este tema a colación, y me alegra mucho el pensar que este mensaje puede hacer que un cristiano tenga una mejor relación con sus finanzas, y realmente simplificar posteriormente su vida. El estar económicamente ordenado y dejar a la guía de Dios las finanzas, genera paz a los corazones de las personas. Aquí no estoy hablando de ser rico o ser pobre, estoy hablando de manejar bien los ingresos que se perciben. He experimentado esa paz en mi propia vida, y también la quiero para ti.

Analicemos la vida de un hombre que tenía un serio problema con el dinero, y que lo iba llenando de culpa y vergüenza. Lucas 19. “1Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad. 2Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, 3procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. 4Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí. 5Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa. 6Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso. 7Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador. 8Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado. 9Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. 10Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido”. Si desde pequeño asististe a la iglesia, seguramente te recuerdas haber oído el nombre Zaqueo. Yo recuerdo que hasta una canción hay sobre este encuentro entre Jesús y Zaqueo. Al ver el relato de Lucas, me llamó la atención unos detalles que por años había pasado por alto sobre esta historia. El trasfondo emocional de su desordenada vida se abrió paso entre las grietas cuando se encontró con Jesús.

El doctor Lucas nos hace ver que Zaqueo era corto de estatura, y tuvo que subirse a un árbol para poder ver a Jesús. Parece muy sencillo y humilde este hombre, ¿verdad? Te hago esta pregunta: ¿Qué llevaría a un hombre rico al extremo de sacrificar su dignidad al subirse la túnica y trepar a un árbol en pleno día y con una multitud a su alrededor? ¿Por qué estaba tan desesperado en ver a Jesús?

En aquel tiempo casi en todo Palestina se había escuchado de Jesús por sus milagros. En los últimos dos años había sanado gente, echado fuera demonios, alimentar a miles con casi nada, y había convertido agua en el mejor vino del mundo. Pueda que Zaqueo era admirador de Jesús y buscaba un autógrafo. Pero Zaqueo fue mas allá, no dudo hacer el ridículo al trepar de un árbol, lo cual es un tanto desesperado si lo razonamos. Mi interpretación es que Zaqueo quería más que ver a Jesús, necesitaba ayuda, y urgente. Pueda que los mensajes de Jesús sobre la gracia y el perdón habían generado cierta esperanza a un hombre con una gran carga de culpa por sus modos deshonestos. Zaqueo se había vuelto rico, pero descubrió que sus riquezas no le satisfacían. De hecho, era lo contrario. Su modo de vida obsesionado con el dinero le había atrapado y lo hacía sentir culpable.

Sobrepasado por el peso de su autoreproche, quizá Zaqueo se dio cuenta de que necesitaría algo mayor en su vida para liberarse de su esclavitud al dinero. Él necesitaba algo más poderoso que su propia fuerza.

Si tu verdadera situación financiera se colocara en una cartelera para que todos tus conocidos la vieran, ¿qué sentirías, paz o tormento?

Cuando Zaqueo se encontró con Jesús, lo que le hizo en un tiempo sentir orgulloso, ahora le avergonzaba. La Biblia no nos cuenta cómo se desarrollo aquella visita de Jesús en casa de Zaqueo, pero está claro que algo pasó en el corazón de Zaqueo que lo sacudió tremendamente. Su vida dio un cambio extremo, y por fin sometió el ídolo de su vida: su riqueza. Devolvió el cuádruple del dinero que había obtenido, y colmó a los pobres con la mitad de su riqueza. Era libre. Jesús posteriormente dijo “Ha llegado la salvación a esta casa”. Zaqueo se había reconciliado con Dios en lo espiritual y lo económico.

A lo largo de mi vida he visto más reconciliaciones espirituales con Cristo. Es así como lo puedo explicar después de ver las relaciones tan desordenadas, tormentosas y disfuncionales que tienen los seguidores de Cristo con el dinero.

Cuando Cristo te redimió, perdonó las deudas morales y tus ofensas. Obtuviste una reconciliación espiritual con Dios, y este es el cambio interior mas importante en la vida de cualquier cristiano. Pero si todavía no has experimentado una segunda reconciliación (en lo financiero) es probable que te hayas quedado corto.

¿Cómo sucede una reconciliación financiera con Dios? Hechos 16: “31Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa”. La palabra en todo esto es Creer. La reconciliación financiera es similar a la espiritual. Debes creer lo siguiente:

Todo lo que tengo viene de Dios.

Santiago 1. “17Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación”. Dios te ha dado todo lo que tienes, y te invita a administrar tus talentos, dones, educación, pertenencias y oportunidades para Sus propósitos en el mundo.

Vivo feliz con la provisión de Dios para mi vida.

El hombre siempre quiere más, mejores circunstancias, más abundancia, una vida más fácil, un mejor trabajo, una mejor casa, un mejor carro, hijos más inteligentes y un innumerable etcétera. Tener mas no aumenta nuestra felicidad. Siete de los diez primeros países más felices del mundo se encuentran en Latinoamérica, que por lo general ocupan puestos bajos en las cifras económicas. Filipenses 4. “11No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. La deuda viene de querer más que la provisión actual de Dios para tu vida y rebuscarte por otros medios para conseguirlo. Se puede confiar realmente en que Dios provee. Él solo pide que confíes en Él viviendo bajo Su provisión.

Honro a Dios dando el diezmo de todas mis ganancias para Sus propósitos en el mundo.

Yo la verdad no tengo vela en este entierro. Proverbios 3. “9Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; 10Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto”. Veamos también Malaquías 3. “10Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”. Cumplir con el diezmo requiere de fe, que con un 10% menos la provisión de Dios será perfecta a nuestra vida. En el tiempo de la alabanza cantamos con lágrimas en nuestros ojos “Yo me rindo a Él”, pero cuando llega el momento, no rendimos nada, ni siquiera el diez por ciento. Es algo así como: “Dios me rindo a Tí, pero está lejos de mi dinero, que ese es mío”. Nos sometemos a Dios, pero con el dinero no te metas por favor. El que no diezma se está robando a sí mismo una de las cosas más maravillosas del cristianismo, que es la parte sobrenatural.

Aparto una porción de mis ingresos en un lugar aparte para emergencias, oportunidades de ofrenda y mis últimos años.

Proverbios 6. “6Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio; 7La cual no teniendo capitán, Ni gobernador, ni señor, 8Prepara en el verano su comida, Y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento”.

Vivo a diario atento al cielo, dispuesto a responder cualquier susurro de Dios con respecto a mis recursos.

Cuando estás reconciliado espiritual y económicamente con Dios, tienes un asiento en primera fila para ver a Dios usando tus recursos. Y quiere que experimentes el privilegio de ver cómo tus recursos ayudan a otras personas. Fabuloso.

Amigo, nunca serás capaz de simplificar tu vida hasta que domines tus finanzas fuera de control. Nuestro Dios es experto en nuevos comienzos, segundas oportunidades, de nuevos días. Cuando le das el control de tu mundo financiero, estás tomando una decisión de gran importancia que puede cambiar destinos. Muy probablemente cambiará la vida de tu familia en las generaciones venideras. Para la locura financiera hoy. Pídele de todo corazón a Dios que te ayude a enderezar lo financiero. Es lo mejor estar reconciliado con Dios tanto en lo espiritual como en lo económico.

2020 Octubre 25. Domingo 7am, un sermón de Josué M Guzmán. Predicado en Misión Buenas Nuevas.

El Enfoque del Ser Humano


enfoqueAl mirar la historia, el presente y terroríficamente también el futuro, nos encontramos con un problema exageradamente grande en el comportamiento del ser humano:  EL ENFOQUE.

En demasiadas ocasiones prima los tesoros terrenales que las recompensas eternas. La mayoría de las personas están más interesadas en las cosas de la tierra que en las cosas del cielo. Pero ¿por qué de este comportamiento? Tomando en cuenta que nuestra mente es finita, se puede decir que este comportamiento es hasta un tanto racional. Sin embargo, al meditar en la Biblia nos damos cuenta que el darle prioridad a las cosas terrenales antes que a las recompensas del cielo, es una manera de pensar y actuar totalmente distante a un sano juicio. Sigue leyendo

El secreto del amor


amorsupremoLa vida del cristiano es de amor. Puedes vivir sin amar pero no es la genuina vida de un cristiano, a menos que no estés marcado por un amor como el de Cristo.

El amor es la marca característica de todo cristiano. El que no ama sencillamente NO es cristiano (1 Juan 4: 7Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 8El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor).

Mientras más cercano a la pureza y perfección sea tu amor por el prójimo, más como Cristo resultas ser. Sigue leyendo

La expresión del amor es cuestión de voluntad


ImagenLa pasión por Cristo es la pasión suprema de todo cristiano y debe ser la principal en nuestra vida como creyente. Esta fue la pasión arrolladora del apóstol Pablo, uno de los líderes más grandes que ha conocido la iglesia. Gálatas 2. “20Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” Sigue leyendo