No es posible ganar una discusión


En una plática comúnmente cometemos errores como por ejemplo ser el protagonista de la conversación de principio a fin, no dejar hablar a la otra persona o peor aun interrumpirla y no permitirle que termine su idea.

Digamos que esos son errores de mal gusto pero hasta cierto punto “normales” sobretodo en nuestras culturas latinas, donde el que se queda callado pierde u otorga (todavía no entiendo por qué el silencio otorga, jajaja). Uno de los peores errores que podemos hacer cuando estamos en una plática con varias personas es demostrarle a una de ellas que se equivoca, sobretodo cuando ni siquiera nos ha pedido nuestra opinión. Sigue leyendo

Hoy es mi cumpleaños número «tal»


Hoy no escribiré una reflexión como suelo hacerlo, sino más registraré algunos de mis pensamientos en estas líneas electrónicas del blog. Un 21 de junio de hace mucho tiempo nació este tu servidor en la ciudad de San Salvador. Mis padres se preocuparon un poco al ver mi pequeño tamaño, tanto así que ocupaban un cojín para tomarme en sus brazos, pero gracias a Dios poco a poco fui tomando forma (de barrilito) y recuperé un poco el crecimiento. Sigue leyendo

Puedes caerle bien a toda la gente


¿Nunca le has hecho un cumplido a algún extraño? ¿A un empleado de un banco al momento de cambiar un cheque? ¿A un asistente en el consultorio del doctor? ¿A quien te atendió en un almacén?

Creo que me dirás “eso de hacer cumplidos a los extraños no es conmigo”. Pues en nuestros días te diré que es hasta un poco peligroso. Pero más de alguno de nosotros lo hemos hecho. Sigue leyendo

Causar una buena primera impresión es sencillo


Debemos de comenzar por algo que todo el mundo sabe, o al menos se supone que sabe: Que la expresión de un rostro es mas importante, mucho más, que la ropa que nos ponemos.

Las acciones dicen más que las palabras, y una sonrisa expresa: “Me gusta usted. Me causa felicidad. Me alegro tanto de verlo.” La sonrisa de un bebé tiene el mismo efecto.

¿Una sonrisa poco sincera? No, a nadie engañaremos. Sabemos que es una cosa mecánica y nos causa enojo. Hablo de una verdadera sonrisa, que alegra el corazón, que venga de adentro, que valga buen precio en el mercado de sonrisas verdaderas. Sigue leyendo

¿Te cuesta hacer amigos?


¿Por qué entrar a este blog y leer acerca de cómo ser bienvenido en todas partes? ¿Por qué no estudiar profundamente la técnica del más grande conquistador de amigos que ha conocido jamás el mundo? ¿Te preguntarás, quién es? Es muy posible que lo hayas visto esta mañana, en tu casa o por la calle. Lo reconocerás ya que estando a cinco metros de ti, te agitaré la cola. Si te detienes a acariciarlo, saltará como enloquecido para demostrarte lo mucho que te quiere. Tú sabes muy bien que detrás de esa muestra de afecto no hay motivos escondidos: no quiere venderte un carro, no quiere venderte una casa, no quiere casarse contigo ni mucho menos pedirte dinero prestado.

¿No te has detenido a pensar que el perro es un animal que no tiene que trabajar para ganarse el sustento? La gallina tiene que poner huevos, la vaca dar leche y el canario cantar. Pero el perro se gana la vida sólo con demostrar su cariño por el dueño. Sigue leyendo