El Evangelio no es Indulgente


Era el año 1791 en Estados Unidos cuando se estableció un impuesto a los licores con el fin de ayudar a pagar una deuda nacional que cada vez era más grande. Era de esperar que los destiladores no se quedarían con los brazos cruzados, y mas temprano que tarde comenzaron a protestar tomándose algunas calles en Pennsylvania. Todos sabemos que esos movimientos crecen como la espuma y rápidamente formaron una especie de rebelión armada que fue conocida como la Rebelión del Whisky. El Presidente George Washington llamó a cerca de trece mil soldados para reprimir completamente dicha rebelión y reafirmar la autoridad de un gobierno en formación. Finalmente los líderes de la rebelión fueron capturados y acusados ni mas ni menos que de traición.

Sigue leyendo