¿Montañas de problemas? Háblales


A muchos nos sucede lo mismo alguna vez en la vida, recibimos lo que hablamos. Nuestras palabras llegan a ser como profecías que se cumplen solas. Es por tal razón que debemos de tener mucho cuidado con lo que pensamos y especialmente tener cuidado con lo que hablamos. Nuestras palabras tienen un gran poder, y queramos o no, daremos vida a lo que estamos hablando, ya sea bueno o malo. Sigue leyendo