Reflexionando sobre la cuarentena


A esta altura de la cuarentena ya muchos pasaron la barrera de los 40 días encerrados, muchos ya van para más de 60 o 70 días de encierro en sus domicilios. Con toda la razón del mundo la mayoría ya debe estar harta de no poder salir a voluntad, de no poder tomar un café con la persona amiga, de no poder ir a la playa, de no congregarse en una iglesia, de no ir a estudiar, de no poder ir al trabajo normalmente, y muchas cosas por el estilo. Creo que hoy nos hemos dado cuenta que éramos felices y no lo sabíamos.

Sigue leyendo

Recoger y amontonar


Acumular DineroAl ver las noticias nacionales e internacionales, me convenzo cada día más que el ser humano se está auto programando para recoger y amontonar. Entre más trabajas y más dinero, bienes o placer tienes, más quieres el siguiente día. Tienes un deseo desesperado de recoger tener más y más cada día. Se vuelve un deseo prácticamente insaciable el amontonar riqueza, bienes o placer en esta vida.

¿Por qué los hombres más ricos del mundo siguen trabajando? Aunque los millonarios tengan la vida hecha y su manutención asegurada para toda su existencia en la tierra, siguen trabajando igual o más que cuando no tenían tanto dinero. Es evidente que no trabajan para vivir bien y gozar de la vida, viven para tener más y más, y luego amontonar. Te vuelves tan adicto al recoger y amontonar que ya ni siquiera lo haces para ti y tus futuras generaciones, lo haces solo por hacerlo, por tenerlo en la cuenta de banco. Nunca es suficiente. Sigue leyendo

Hijo Pródigo


Hijo PródigoComienzo con la letra de una canción que ha impactado mi vida los últimos 3 días.

«Vengo ante Tí Señor, vengo a pedirte perdón

He de entender que solo en Ti tengo seguridad y felicidad

Hoy vengo a Ti, rogando que mi vida

Hoy vuelva a ser como era, junto a Ti Señor.

Se que desperdicié, todo lo que recibí

Y hoy vuelvo a Ti, rogando Señor, que Tu me des el perdón

Quiero entregarte hoy, todo lo mejor que hay en mi

He de seguir no volveré atrás, te amo Señor Jesús.» Sigue leyendo

No es posible ganar una discusión


En una plática comúnmente cometemos errores como por ejemplo ser el protagonista de la conversación de principio a fin, no dejar hablar a la otra persona o peor aun interrumpirla y no permitirle que termine su idea.

Digamos que esos son errores de mal gusto pero hasta cierto punto “normales” sobretodo en nuestras culturas latinas, donde el que se queda callado pierde u otorga (todavía no entiendo por qué el silencio otorga, jajaja). Uno de los peores errores que podemos hacer cuando estamos en una plática con varias personas es demostrarle a una de ellas que se equivoca, sobretodo cuando ni siquiera nos ha pedido nuestra opinión. Sigue leyendo

El Envidioso


Envidiar es una emoción que no sólo implica anhelar lo que la otra persona tiene, querer estar pasando por la misma circunstancia que el otro; el acto de envidiar implica mucho más: te coloca en un plano de continua insatisfacción y de queja permanente. La envidia nace de la sensación o de la creencia de que nunca voy a tener lo que el otro posee.

Son emociones que lentamente nos destruyen, sin darnos cuenta de que la procesión va por dentro.

Reyerta, incomodidad, rabia y ahogo son sentimientos con los que nos encontramos al pensar que no hemos alcanzado lo que otros sí tienen.

Podemos envidiar un carro, un cuerpo espectacular, una casa hermosa, una inquebrantable salud, un cargo de jerarquía, un buen esposo, una mujer atractiva e inteligente, las habilidades de un amigo y muchas cosas más. Sigue leyendo