El Evangelio no es Indulgente


Era el año 1791 en Estados Unidos cuando se estableció un impuesto a los licores con el fin de ayudar a pagar una deuda nacional que cada vez era más grande. Era de esperar que los destiladores no se quedarían con los brazos cruzados, y mas temprano que tarde comenzaron a protestar tomándose algunas calles en Pennsylvania. Todos sabemos que esos movimientos crecen como la espuma y rápidamente formaron una especie de rebelión armada que fue conocida como la Rebelión del Whisky. El Presidente George Washington llamó a cerca de trece mil soldados para reprimir completamente dicha rebelión y reafirmar la autoridad de un gobierno en formación. Finalmente los líderes de la rebelión fueron capturados y acusados ni mas ni menos que de traición.

Sigue leyendo

¿A quién o qué adoramos?


Buscando en el diccionario el significado de la palabra “adorar”, encontré lo siguiente: ”Reverenciar o rendir culto a un ser que se considera de naturaleza divina”. Creo que no tenemos problemas con esa definición. Sin embargo, al ver dos de los seis significados que arroja la Real Academia Española, adorar también puede significar: Amar con extremo, o Gustar de algo extremadamente.

¿Por qué traigo a colación todo esto? Sencillo, al tener al descubierto el significado de la palabra adorar ¿puedo hacerte una pregunta? el silencio otorga, procederé a formular la interrogante: ¿De verdad adoras a Dios?

Es una pregunta muy fuerte y profunda para responder sin hacer un esfuerzo en evaluar. Los padres podrán decir rápidamente: “claro, amo con extremo a mis hijos”. Otros podrán decir: “por supuesto, me gusta extremadamente lo que hago en la vida”. ¿Podemos decir “Amo a Dios con extremo”?

Sigue leyendo

Dios no llama a los capacitados


Tengo muchos años de visitar regularmente una iglesia cristiana evangélica, y esa experiencia me ha dado la oportunidad de conocer muchísimas personas, de convivir, y poder intercambiar más que un “hola”. Hay algo que siempre me sorprende de una manera muy grata: ver el desarrollo de estas personas que, de una manera genuina, se transforman en barro y permiten que las manos de un Alfarero amoroso les de la mejor forma.

Sigue leyendo

La clave para minimizar el daño


“Errar es de humanos” dicen por muchos lados. Es una frase muy común y acarrea una gran verdad la cual es que todos nos podemos, y nos debemos, equivocar. Solo errando es como finalmente damos en el blanco y aprendemos. Las cosas rara vez salen bien a la primera.
Está claro que todos nos equivocamos y es maravillosamente una verdad que nadie puede refutar en este mundo lleno de tanta relatividad. Sin embargo, a pesar que todos “metemos la pata”, no todos lo aceptamos, y ese detalle hace una gran diferencia.
Debemos entender que los errores son necesarios para progresar, y es inevitable equivocarse cuando recorremos el camino a nuestras metas.

Sigue leyendo

Confundimos éxito con victoria


Sobretodo los que que servimos a Dios confundimos éxito con victoria. Tal y cual nos programan en la escuela, universidad y sociedad en general, buscamos alcanzar grandes logros y dejamos a un lado una gran verdad, que aunque la olvidamos, no pierde relevancia: Dios nos ama por lo que somos, no por lo que hacemos.

Sigue leyendo