¿Arrepentido o Medio Arrepentido?


La palabra arrepentimiento es una de las palabras más difíciles de llevar a la práctica. ¿Por qué costará arrepentirse de verdad, de corazón? ¿Por qué nos cuesta tanto arrepentirnos? ¿Por qué es tan difícil llevar frutos de arrepentimiento? Son preguntas que trataremos de esclarecer a lo largo de esta reflexión.

El arrepentimiento, según el diccionario de la Real Academia Española, denota dos sucesos: El de un pesar de haber hecho algo y el segundo que se trata de disminuir o reparar el daño causado de una mala acción. Esto quiere decir que una persona puede sentir un pesar, una angustia, un abatimiento por haber hecho un acto determinado, sin embargo, si posteriormente no repara el daño o no trata de atenuarlo, se puede decir que no está genuinamente arrepentido. Sigue leyendo

¿Qué venga un muerto para que te diga qué hacer?


En el capítulo 16 de Lucas se nos cuenta la historia de un rico que todos los días ofrecía banquetes exquisitos a sus amigos, un día se murió y desde el Hades vio a Abraham y le dijo que por favor enviara a un mensajero a la casa de su padre para que persuadirá a sus 5 hermanos y evitar su sufriera como él en el lugar de tormento donde estaba. La respuesta de Abraham fue dura pero clara, a Moisés y a los profetas tienen, que les hagan caso a ellos. Entonces el hombre rico le respondió que había más posibilidad que sus hermanos le creyeran a un muerto que los llega a persuadir para que se arrepientan que a los profetas. Volvió Abraham a responderle claramente: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos. Sigue leyendo