El orgullo es como la barba


Una de las cosas que NO me gusta hacer después de vivir mas de 40 años es quitarme la barba. Lo detesto. Admiro a esas personas que les gusta andar perfectamente afeitadas todos los días y tienen esa disciplina, yo diría que hasta pasión enfermiza, de realizar una exfoliación en su rostro.

Sigue leyendo

Ridículo: El que se alaba a sí mismo


En la segunda epístola del apóstol Pablo a los corintios se puede escribir sobre temas muy complicado e incómodos como las ofrendas, los diezmos, la fornicación y el adulterio. Esta semana estaba leyendo el capítulo 10 de dicha epístola y he decidido tocar el tema de las auto adulaciones. Sigue leyendo